Vamos barranca abajo

Vamos barranca abajo

Economía, Notas 0 Comment 112

¿Ha pensado el lector que la situación argentina actual en todos sus aspectos es solamente una  fotografía de lo que acontece hoy y que cuando termine el mandato de las mayorías existentes varios meses después de ahora, es muy posible que estemos peor? Para que ocurra lo contrario deberían tomarse medidas serias en lo económico e  institucional ya mismo, que corrigieran con total urgencia el rumbo en que nos encontramos. Para ello deberíamos abandonar ideas equívocas como pensar que solamente gobiernan quiénes ganaron las elecciones y que quienes que las perdieron deben cruzarse de brazos y no hacer el aporte fundamental de sus propias convicciones y de los cambios que hay que intentar.

          Es cierto que los triunfadores de 2019 no tuvieron nunca nada parecido a un plan económico e institucional menos. Una de sus tareas centrales fue acrecentar el poderío económico de su partido y aumentar los impuestos para hacerlo posible y como ello no les alcanzaba, acrecentaron  la deuda pública interna y externa mediante la emisión de bonos, no pagar las deudas existentes y combatir la suba de precios internos desalentando las exportaciones. Como esa política ocasionó que mucha gente perdió el empleo o  no consiguió ocupación laboral, apelaron a seguir adelante con la conducta en la que se sabían ganadores: Abrieron de par en par las puertas delos organismos públicos e incorporaron empleados innecesarios y en muchos casos, con cargos jerárquicos, lo que acrecentaba sus retribuciones.

          Esa manera de combatir la desocupación mediante la creación de cargos públicos es suicida porque conduce inevitablemente a aumentar las deudas o los impuestos o la emisión de moneda para pagar esos nuevos sueldos que no generan aumentos en la producción. En este momento el Banco Central adeuda 10 billones de pesos fruto de la creación artificial  y repudiable de moneda que a su vez genera el pago de intereses a una tasa del 107, 5 % anual o sea algo mas de otros 10 billones anuales. Cada  ”billón” son 1.000.000.000.000 de pesos…o sea un millón de millones. Este “invento” de emitir bonos los creo el gobierno de la actual Presidente del Senado y tenía el propósito de esconder las consecuencias de la emisión monetaria que había en aquella época(y ahora). Esos nuevos bonos se llamaban Lebac y pagaban altos intereses de manera que la gente los prefería a comprar dólares. De esa manera mantenían artificialmente bajo el valor del dólar. Ese proceder era infantil porque los intereses que debían pagar eran altos y el motivo por el cual se emitían los bonos era ocultar la verdad de la creación absurda de moneda que ha llegado ahora a los 10.000.000.000.000 billones actuales que no solo se acrecientan diariamente por los intereses sino por su fuente originaria: Las multitudes de empleados públicos que tenemos de mas en la Administración Pública Nacional y otros gastos injustificables. Que sepamos el Congreso Nacional no se ha ocupado de este tema en ningún momento, ni siquiera cuando aprobó recientemente “ a las corridas” el presupuesto nacional para 2023. Un error gravísimo.

          El desaliento a las exportaciones que se ha generado es no menos destructor de la economía: Lo que se está haciendo concluye en menor ingreso de divisas y desde luego menor capacidad de importar. En la economía moderna lo que se “fabrica” en un país, siempre tiene algo de importado de manera que si se impide importar ese “algo” como hace nuestro gobierno, se conspira contra la industria nacional que no solo produce para el país si no que una parte lo exporta. La carencia de empleos dignos es esta política también suicida.

          Conclusión: Vamos “barranca abajo”. Los que hemos mencionado son hechos cotidianos, entre otros muchos. Quiere decir que cuando llegue la hora del recambio, vamos a estar peor que hoy. Mucho peor. En consecuencia, deberíamos hacer una campaña enérgica para modificar lamentables hechos concretos y no ideologías. Ahora hay que impedir la incorporación de más empleados públicos y exigir que rindan examen los jerárquicos y ahora hay que capacitar a los funcionarios ineptos o sustituirlos con idóneos. Ahora hay que disminuir los impuestos y alentar las exportaciones y la producción. Ahora hay que discutir soluciones para los 10.000.000.000.000 de pesos que se adeudan por el motivo indicado. Ahora hay que analizar si la policía esta bien pagada y preparada para cumplir su misión ,lo mismo que los médicos del Estado. Ahora…no hay tiempo que perder. No podemos esperar a diciembre porque ahora vamos barranca abajo y debemos detener la caída.

Juan Jose Guaresti (nieto)

Leave a comment

Back to Top