Medidas imprescindibles para salir de la crisis material y moral que nos agobia

Medidas imprescindibles para salir de la crisis material y moral que nos agobia

Justicia, Notas 0 Comment 65

En primer término se debe recuperar el espíritu republicano argentino y el orden institucional para lo cual: Es imprescindible la democratización de la Justicia haciendo que el Pueblo participe de ella mediante el Juicio por Jurados o sea que la decisión final de la causa quede en manos de quienes no tienen interés alguno en su resultado. Desde muchos siglos atrás, se  sabe  que la única manera de obtener la imparcialidad  requiere un  juicio efectuado por quienes van a decidir en una sola oportunidad y que por su voto no van a obtener ventaja alguna.. Esto ha sido previsto  en la Constitución Nacional (véase los  artículos 24,118,126). Los economistas serios saben que para desarrollar el país, para aumentar la producción, para tener éxito en los mercados mundiales, necesitamos atraer inversiones nacionales y extranjeras y para ello se requiere por los interesados  certeza que si hay una causa, va  a terminar en un juicio justo. Una Justicia imparcial atrae más capitales que el mejor plan económico. Estamos como estamos porque nuestra Justicia no está a la altura de las necesidades de los habitantes .

En segundo lugar se requiere una Cámara de Diputados  que represente al Pueblo, que lo sirva con devoción y que aquel pueda saber quién es el depositario de su confianza por conocer su trayectoria. Actualmente, lector, votamos por desconocidos reunidos en una lista denominada con  justicia ¨”sábana” En muchos casos  ignoramos quiénes son “nuestros” diputados y no tenemos dónde acudir en caso de  alguna crisis legislativa o donde está en juego el  contralor de actos públicos. No sabemos tampoco a quién atribuir la responsabilidad por decisiones  peligrosas o inconvenientes ni cómo evitarlas. Hay una enorme distancia personal entre el pueblo y sus supuestos representantes  quienes a menudo  olvidan  que son mandatarios de personas de carne y hueso a quienes deben defender.  Esas listas “sábanas” son ocupadas por ignotos individuos,  que muchas veces no saben lo que están votando y sus deberes institucionales.

Por otra parte, es vital que Argentina ratifique en los  hechos nuestro compromiso con la libertad  y desde luego los derechos humanos, que son esenciales para asegurar nuestro rango y posición en el mundo. No podemos proclamar una cosa y hacer otra y después pensar que ello no tiene importancia para nuestras relaciones económicas y comerciales. La  posición a  favor de dictaduras como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Irán y otras nos causan  grandísimo perjuicio material y moral. Nuestra pobreza desoladora tiene también origen en que en lugar de estar con las naciones que  deben su éxito rotundo a que defienden su propio estilo de vida libre y el de los demás, rendimos pleitesía a dictaduras corruptas. En este aspecto somos  pobres porque nuestros gobernantes eligieron que lo fuéramos.

HAY QUE OFRECER NEGOCIOS Y NO PEDIR PRÓRROGAS. La Argentina es riquísima pero en lugar de mostrarle al mundo todos los brillantes negocios que podríamos hacer con países ricos y libres, no como  los mencionados más  arriba, poniendo en funcionamiento nuestras riquezas naturales como ser las aguas de nuestros ríos, vamos poco menos que arrodillados, a pedirles  que nos ayuden a  no pagar las  deudas y nos den alguna prórroga…que luego tampoco cumpliremos. Si vamos a visitar a  un mandatario  extranjero, debemos ir a verlo para plantearle compartir negocios importantes con beneficio común y no  en la actitud pusilánime de decirles que no tenemos con qué pagar y que nos rebajen intereses o nos den más plazos …para no pagarles luego en el término acordado. Se debe visitar a esos dignatarios haciéndoles propuestas que a ellos les convenga realizar junto a nosotros y que a  ambos  les permita dar trabajo y bienestar a  sus hijos . El Club de París data de 1956 y se formó juntando deudas previas que teníamos con los países miembros. 65 años más tarde,  esa deuda está parcialmente impaga y encima, en mora… No debe ser fácil encontrar una deuda cuyo origen data  de 65  años atrás…Debe ser un récord.  Basta  con  mirar un mapa de la Argentina para darse cuenta lo desaprovechado que está nuestro inmenso territorio pero,  pese a que sabemos  por experiencia  que es lo  que hay que hacer…no lo hacemos. Veamos un caso:   El río Paraná tenía poco  calado al extremo  que para poder  embarcar cereales en  Rosario había que cargar los buques a medias y luego navegar hasta Bahía Blanca para completar la carga  a un costo  infernal. Ahora  la situación ha cambiado porque se ha hecho un canal que permite que buques de mucho mayor calado lleguen al puerto de  Rosario  y más allá, y completen la carga  en un solo viaje… El costo  del transporte  disminuyó  con beneficio general . Esto hay que imitarlo. Hay que plantear obras que ayuden a bajar  los costos de producción  y transporte y por ende reduzcan  los precios internos y alienten las exportaciones… como le den trabajo genuino  y digno a los habitantes.

SI DEBEMOS DÓLARES, DEBEMOS CONSEGUIR DÓLARES Y NO INVENTAR· ”CEPOS CAMBIARIOS”. ¿ Qué es lo que hay que hacer? Exportar todo lo  que se pueda  aprovechando la capacidad de  nuestros productores del  agro, del comercio, de la industria,  su amor al trabajo y su inventiva…y no interferir el ingreso de importaciones vitalmente necesarias.   ¿Qué es lo que hizo nuestro gobierno? Les aplicó más impuestos `y además lo que llama “retenciones” que es lo que científicamente se denomina  “impuesto a la producción” NINGÚN PAÍS APLICA IMPUESTOS A LA PRODUCCIÓN PORQUE ES UNA FORMA DE DESALENTARLA. Para exportar más es preciso producir más. ¿Habría forma que nuestra clase política le haga entender al Gobierno que si quiere percibir más impuestos es posible que deba bajarlos en lugar de subirlos? Si con  una rebaja de impuestos, se produce  mucho más, es harto probable que ingresen más dólares que antes.

 LA NEGOCIACIÓN CON EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL ES ABERRANTE:

Cuando  se debe algo y no se puede pagar, los que saben cómo negociar en estas  adversas circunstancias, se  devanan los sesos buscando como modificar aquellas para mostrarle al  acreedor su voluntad de pago y todo lo  que está haciendo para cancelar o  por lo menos reducir  sus compromisos. Aquí lo único  que se está mostrando es  la voluntad de pagar lo más tarde  posible con lo cual  se gana  la enemistad del  acreedor…y los que miran esta escena  ajenos a la misma, suben los intereses que nos estén cobrando.  Es impresionante la tasa de interés que debemos pagar. La  multitud de  entrevistas deja entrever que  lo que se busca es aplazar el pago  de las deudas  y no, precisamente, generar más ingresos de la forma más imaginativa que fuere para sacarnos de encima la deuda cuanto antes. No parece  que se  esté pidiendo  el apoyo del  acreedor para emprender nuevas  actividades o cambios  de política que pueden conducir  a cancelar la deuda o  achicarla. ¿En qué consiste el audaz cambio de política económica que nos va a sacar de encima a las huestes del F.M.I.? Hasta ahora no hay señal alguna.¿ Qué pasaría si en lugar de tanto almuerzo y tanta reunión ”técnica”,  se mostrará  lo  que se  está haciendo o por lo menos bosquejando en materia de obras públicas posibles con Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Chile o las naciones europeas o  norteamericanas o del país que fuere  para realizarlas  con provecho común y tener con qué pagarle al Fondo Monetario al contado? En todo este tiempo la Argentina tendría que haber exhibido claramente con hechos concretos  su determinación de cambiar el rumbo que nos ha conducido al desastre y no lo hizo. Las imprescindibles modificaciones parecería que se van a realizar cuando  se  firme con el F.M.I.¿Y en  el entretanto? Nuestro gobierno  se niega a cumplir la obvia exigencia de suscribir un plan económico de lo que se considera que debemos  hacer, actitud soberbia que disminuye nuestra  credibilidad ante el mundo entero. ¿Cuál es el inconveniente en empezar AHORA mismo a corregir el  rumbo equivocado  y decir para dónde vamos? Para gobernarnos no necesitamos  pedirle permiso  al  Fondo Monetario. ¿O acaso se le pidió permiso para  emitir oleadas de moneda con fines electorales sin el respaldo de bienes y servicios realizados?  ¿Es creíble que se  deje para un difuso  futuro,  las medidas que deberían adoptarse urgentemente ? ¿Sería serio que  un médico en presencia de un morbo virulento, informará al paciente que dentro de unos meses,  y no enseguida,  va  a administrarle un remedio salvador que no les dice  en qué consiste?  Los males argentinos solamente  los puede  corregir gente con carácter,  conocimientos y honradez superlativas que no vacile en tomar medidas por difíciles que fueran.

 ¿CON QUE PAGAMOS LAS OBRAS PÚBLICAS? Es muy sencillo: Se toma  la Constitución Nacional y se lee el  artículo 75, inciso 18 y allí está  la solución: “…promoviendo la industria,  la inmigración, la construcción de  ferrocarriles, y canales  navegables…la importación de capitales  extranjeros y la explotación de los ríos interiores, por leyes protectoras de éstos fines y por concesiones temporales de privilegios y recompensas de estímulo” De este inciso  salió la red ferroviaria más larga de la América del Sud.

Por Juan José Guaresti (nieto)  

Crédito fotográfico: Juicio por jurados

Related Articles

Leave a comment

Back to Top