Los jueces deben volver a sus despachos e impartir justicia

Los jueces deben volver a sus despachos e impartir justicia

Notas 0 Comment 13

Un año atrás, el Poder Ejecutivo argentino violando la Constitución y los principios republicanos sobre los cuales se construyó la  Argentina y ganó gran reputación en el mundo entero como tierra de libertad, dictó un decreto realmente  único  en la Historia de nuestra Patria, por el cual destruyó todo lo que nobles  y heroicos argentinos habían creado desde 1853 a la fecha: Suprimió virtualmente a la  Justicia, con  lo  cual rompió la división de los Poderes del Gobierno, piedra basal de aquella libertad.

Este acto increíble no  puede ser obedecido por nadie empezando por los propios Jueces porque es  como dar por terminada la  esencia vital de nuestra Nación que descansa  en la triple división del Gobierno en Legislativo, Ejecutivo y Judicial .- Cada una de esas partes puede controlar a las otras dos y ninguna pueda hacer nada que no encuadre dentro de las atribuciones que le ha asignado la Constitución Nacional. Los señores Jueces deben volver a sus despachos a  impartir Justicia. De inmediato. Así lo dispone la Constitución y la Corte Suprema no puede oponerse a que hombres y mujeres dignos decidan cumplir con  su deber.

La  Asamblea francesa creada en 1789  cuando dictó la declaración de los Derechos del Hombre  y del Ciudadano expresó: “Toda sociedad en la  cual la garantía de los derechos no está asegurada, ni determinada la separación de los poderes carece de Constitución” En  “El Federalista”, la obra en que  los abogados Hamilton, Madison y Jay apoyaron la sanción de la Constitución norteamericana   de  1787,dijeron: ”La acumulación de todos los poderes, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, en las mismas manos, bien sea de uno, de pocos o de muchos,  hereditarios, del propio nombramiento o electivos, puede con exactitud juzgarse como  la definición misma de la tiranía” .En la Argentina para los constituyentes de 1853 no  había “ patria” si no había división de los poderes. Ya lo había dicho Esteban Echeverría cuando exclamó: “ Los esclavos y los hombres sometidos a un poder absoluto no tienen patria, porque la patria se vincula a la  tierra natal en el libre ejercicio de los derechos ciudadanos”. Cuando se ha suprimido el Poder Judicial  como ha sido nuestro caso,  se destruye lo que la Constitución quiere  resguardar o sea la libertad de los argentinos.       

La Argentina es el único país civilizado que  ha cerrado virtualmente al Poder  Judicial, a quién condenó a soportar también una de las más largas cuarentenas del mundo, la  que aún sigue. No es de extrañar que, por este motivo, para prestarnos dinero nos sometan a  tasas de interés de catástrofe y son muy pocos los que se  atreven a invertir  aquí. No es confiable un país sin Justicia.

Los Sres. Jueces son tan gobernantes como el titular del Poder Ejecutivo  o los Sres. Legisladores  o los Sres. Ministros y  deben correr los mismos riesgos. ¿Cuáles son los   riesgos  que debe afrontar un Magistrado judicial en  esta “pandemia”?

Nadie que trabaje en un Juzgado-incluidos los Magistrados- corre riesgos superiores a los que afronta la cajera de un supermercado, quién desde luego atiende a más gente por día que la que visita al Tribunal en su horario de seis horas. No hablemos de  camilleros, choferes de ambulancias, enfermeros/as, médicos, paramédicos o cualquiera involucrado en el arte  de  curar  a quienes ahora se está vacunando. No hace  falta  referirnos tampoco a los  agentes de policía que  tienen la obligación  de decir “alto policía” a los delincuentes que enfrentan  , con  lo cual habitualmente reciben como respuesta un balazo en la cabeza…y, a veces,   un ascenso “post mortem”.

En consecuencia el peligro de contagio existe -qué duda cabe- pero es muy pequeño…y podría ser disminuido aún más si el Gobierno hubiera aconsejado a la población algo que se sabe desde siglos atrás y es que si se adopta el hábito de tomar  sol todos los días unos 20/30 minutos, el  astro rey se va a encargar de generar en la piel de  quién la exponga un remedio  que se llama vitamina D y que no es tal cosa, sino una poderosa hormona que se incorpora  a la  sangre y que  fortifica las defensas naturales del hombre y combate al Covid. Médicos argentinos y extranjeros saben que si se tiene  en la sangre  arriba de 31 nanogramos por litro, se encuentra en muy buenas condiciones de no ser infectado y si esto ocurriera  las posibilidades de sufrir una larga convalecencia son mucho menores al par  que la muerte..   En el caso del autor, cuando su médico Dr.Claudio D´Osvaldo se enteró  que tenía solamente 22 nanogramos por litro de sangre, inmediatamente le hizo ingerir una ampolla de vitamina D  y le recetó que debía tomar media hora de sol diaria..    Nuestras abuelas decían: “Donde entra el sol  no entra el médico. ”Tenían razón: El sol es  alegría, entusiasmo, optimismo…y ayuda a enfrentar  varias  enfermedades (hasta algunos tipos de cáncer) y no solo el Covid 19. Nos hemos enterado que muchos médicos argentinos están recetando “vitamina D.3”a quien la necesita. Lo  bien que hacen.

Si además de sol,  se caminan unos 20/30 minutos  diarios, las  defensas del organismo se acrecentarán aún más. Esto es  muy útil arriba de los  60 años…aunque previamente a ponerse al sol y hacer ejercicio hay que ir al médico e investigar   cuantos nanogramos por litro se tiene en la  sangre  y si el sol y el  ejercicio se  pueden aceptar  como terapia en el caso.

Con las debidas precauciones o sea tomar medidas que  realmente valgan la pena, no existe ninguna  otra amenaza  del Covid-19 en un Juzgado que no  la tenga  cualquier ciudadano común, como lo saben todos los países donde funciona la justicia. En el decreto mencionado  que originó la  destrucción del  orden jurídico argentino  no se  buscó la seguridad de los Jueces y el personal de los  Juzgados, sino llegar  al despotismo inepto que disfrutamos  y  que no pudo comprar a tiempo las  vacunas  necesarias  ni distribuirlas correctamente. Sus demoras han costado muchas vidas. Una distinguida señora  Juez, –  la Dra. Rosalía Romero titular del Juzgado Nacional  del Trabajo Nro.45–  sigue trabajando como si tal  cosa en los dos Juzgados que tiene a cargo aunque haciendo un gran esfuerzo por la carencia de personal.  Este ejemplo de contracción al trabajo y cumplimiento del deber aunque hubiera algún riesgo , debería seguirse por todos los Magistrados. Deberían éstos  presentarse  a entregar a  los ciudadanos  que pagan con  sus  impuestos el servicio  de Justicia que merecen  y que no se les  está prestando.   

Juan José Guaresti (nieto)

Related Articles

Leave a comment

Back to Top